border-top: (nº >0)px double #f289c6; border-bottom: (nº >0)px double #f289c6; border-right: 0px double #f289c6; border-left: 0px double #f289c6; La Guinda de Limón : El cuento de las vacaciones en familia

miércoles, 13 de mayo de 2015

El cuento de las vacaciones en familia


Había una vez una niña que se llamaba Daniela. Un día se levantó muy contenta porque en el cole le habían dicho que ya era primavera, se acababa el frío y eso significaba que pronto llegaría el verano. Con el calor, se acababa el cole y estaba contenta sobre todo porque este año, sus papás le habían prometido que irían de vacaciones los tres juntos, el año pasado no pudieron hacerlo.




Esa tarde al volver del cole, su mamá le dijo mientras merendaban juntas:
  • Daniela cariño, este año, no podremos irnos de vacaciones los tres juntos como te habíamos prometido. Papá tiene un proyecto muy importante que terminar y yo tengo trabajo. Te irás con los abuelitos a la playa, que te han comprado una bici nueva, verás lo bien que lo vas a pasar!

La pequeña sonrió tristemente. Y pensó: otro verano que no pasaba con sus papás. Su papá tenía que terminar ese proyecto para unos clientes muy importantes y su mamá tenía que trabajar, por fin le iban a dar el puesto de jefa de departamento y tenía que demostrar que era muy buena profesional, a pesar de ser madre, y no quería defraudar.

La mamá se percató de la sonrisa triste de su hija, pero se auto convenció de que era lo mejor para la familia, tenían que quedarse, no se podían permitir irse de vacaciones, estaba en juego el prestigio profesional de su marido y a ella al fin le reconocerían su esfuerzo, la nombrarían jefa, ganaría más dinero y con él podrían vivir mucho mejor, con otra calidad de vida.

Al cabo de un tiempo, Daniela se llevó a Vera a su casa, una amiguita del cole con la que se llevaba muy bien. Estaban jugando en su habitación y cuando la mamá fue a preguntarles qué querrían de merendar, escuchó esta conversación:
  • Sabes qué, Daniela? Este verano nos iremos de vacaciones mis papás, mi hermano y yo a Cataluña. Mira, aquí! - Vera le enseñó un folleto arrugado del uso. Los papás de Vera le habían dado el folleto de donde pasarían las vacaciones familiares, un albergue de la Costa Dorada de la Fundación Pere Tarres.- Allí haremos múltiples actividades y visitaremos el parque de atracciones de Port Aventura! Será súper divertido!- Contaba Vera con los ojos muy abiertos. Y tú Daniela, qué harás en vacaciones?
  • Me iré con mis abuelitos a la playa, tienen una bici nueva para mí, me lo pasaré genial! - Decía con cara triste.
  • Pero qué te pasa Daniela, no estás contenta? Sí sí, yo quiero mucho a mis abuelitos y me lo paso muy bien con ellos, pero mis padres no vendrán y estoy muy triste. Vera, creo, que mis papás no me quieren, están siempre muy ocupados, me habían prometido unas vacaciones juntos y otro año más, no lo estaremos.

Cuando la mamá de Daniela escuchó ésto, le dió un dolor en el corazón. Algo cambió en su modo de ver las cosas, su hija lo quería en realidad era pasar tiempo con ellos. Compensaba verdaderamente el esfuerzo de tener una vida profesional brillante y perderse la infancia de su hija? Pensó.

Se fue corriendo a mirar en su portátil la web de la Fundación Pere Tarrés y ver lo que le había contado Vera a su hija, le pareció un muy buen plan, tenía que preparar sus vacaciones en familia.

Al día siguiente, los papás de Daniela se sentaron con ella y le dieron la mayor noticia que podría recibir, se irían de vacaciones los tres juntos. Irían a Cantonigròs, Cataluña, a una casa que era como un castillo, se llamaba Santa María del Roure, irían de paseo por el hayedo, conocerían al dragón menjalletres, montarían en bici, verían a los animales de la granja y ... también irían a Port Aventura! Visitarían la montaña, pero también la playa, pasarían algún día en la costa Dorada que no la conocían.

A medida que la mamá y el papá le iban contando a Daniela los planes para sus próximas vacaciones, a Daniela le iban brillando más y más ojos, de repente, empezó a saltar y a gritar: NOS VAMOS JUNTOS DE VACACIONES! BIEEEEEN!

Tenían el mejor plan, un lugar como los alojamientos de la Fundación Pere Tarrés con la mejor compañía, los tuyos, y sobre todo, tiempo para disfrutar juntos, una perfecta combinación para unas vacaciones perfectas!



Y colorín colorado, este cuento se ha acabado, fueron felices y comieron perdices... con butifarra!




P.D.: Este post opta a concurso organizado por la Fundación Pere Tarrés y Madresfera, info aquí.

Agradecimiento especial: A Paco Sánchez, mi padre, por estas magníficas ilustraciones, mejores, imposibles. Gracias papá! Eres un artista!

7 comentarios:

  1. Me encantó el cuento. Ya estoy con la lagrimilla a punto de correr libremente por la mejilla. Que bonito!!

    ResponderEliminar
  2. Precioso cuento! Mucha suerte! Ojalá gane!
    Y vaya artista tu padre oye.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas graciasssssssssss! Un artistazo, la pena es que eso no venía en el ADN y yo no he salido a él para nada! jajajaja.
      Besos.

      Eliminar

Anímate y deja tu comentario!