border-top: (nº >0)px double #f289c6; border-bottom: (nº >0)px double #f289c6; border-right: 0px double #f289c6; border-left: 0px double #f289c6; La Guinda de Limón : Mi primer trimestre

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Mi primer trimestre

Ya estoy en la semana 15 y como quien no quiere la cosa, mi primer trimestre voló!

Desde que la prueba dio positivo todo este tiempo ha pasado muy rápido y muy lento a la vez.

En este embarazo me siento con mucho más miedo que en el anterior, inseguridades me embargaran, será porque, ya sé qué es esto? La verdad, no tengo ni idea, lo estoy disfrutando, pero no paro de darle vueltas al, "¿ y si no va bien?".
Venga, fuera demonios!

En cuanto a la salud, estas 13 semanas han pasado geniales, nada de náuseas, ni mareos, sólo una cosa, si mis digestiones eran pesadas, ahora comienzo a notar que ya no son como antes y dolores de cabeza en los cambios de tiempo, parezco el gallo de Portugal!

(Para los que no hayan entendido la broma, éste es el gallo que cambia de color con la temperatura y en mi niñez era raro no entrar en una casa que no tuviera uno).

Mucha mucha hambre, ya no me acordaba de esa sensación de vacío en el estómago a cada media hora casi! Y mucho sueño, aunque he de reconocer que menos que en el anterior, quizás mi cuerpo o mejor dicho mi subconsciente, sepa que no me puedo tirar a la bartola cuando estoy cansada y tiro más de mí.

Lo que no recordaba eran las noches en vela, despertarme para hacer pis y no poder conciliar el sueño, algo rarísimo en mí porque soy una marmota.

Un síntoma de este primer trimestre nuevo para mí ha sido la irascibilidad y la poca paciencia, en mi otro embarazo no fui de esas mujeres que se ponen melancólicas o lloronas por todo, más bien me puse guerrera y al pobre lo tenía frito, pero es que con éste, la paciencia se me acaba muy pronto y quizás lo he pagado alguna vez con otra con mi pequeña Guindita, que con sus tres años y medio, rebosante de energía, me ha agotado fácilmente.

Lo más emocionante de este trimestre, sin duda, verle en la pantalla del ecógrafo, escuchar el latido del corazón que con apenas 7 semanas latía a la velocidad de los motores de un Red Bull.

Los momentos más bonitos de estas trece semanas fueron, en primer lugar, cuando se lo contamos a la hermana mayor. Mi Guinda le había escrito una carta a la cigüeña y una mañana, le sentamos y le dijimos que la cigüeña le había contestado a la carta y le había mandado una foto del bebé. Qué pena no haberle grabado porque la cara de felicidad que puso no se la había visto nunca, cara que al ver la ecografía cambió, porque lógicamente esperaba ver un bebé y lo que vio fueron dos manchas blancas en un fondo negro.

El segundo momento fue cuando estuvimos en la ecografía del primer trimestre, una vez me la realizó la doctora, pudo entrar su hermanita mayor, en ese momento el bebé movió la mano y pareció que saludó. La hermana mayor estaba emocionada, con risa nerviosa, su bebé le había saludado!!
La verdad que es genial poder compartir esta experiencia con ella, involucrarla y hacerle partícipe también en la llegada de su hermanito o hermanita.

Os presento a nuestro bebé...



Dicen que el segundo embarazo no es como el primero, eso es verdad pero no sabría deciros con cuál me quedaría, si con el primero en el que disfrutaba de mi embarazo y de mí, o con el segundo donde puedo disfrutarlo y compartirlo no sólo con el papá, si no con su hermana mayor que no puede estar más feliz, cómo se nota que es niña y que eso de jugar a las mamás y a los bebés, está ayudando.

El momento más divertido, lo viví en la consulta del ginecólogo, cuando me indicó hasta dónde llegaba mi embarazo tras una exploración, yo le conté que había sentido al bebé por las costillas y me dijo que era imposible por esa zona, si sentí algo posiblemente o mejor dicho, seguramente eran gases.
No podía parar de reír pensando en que dos noches atrás había estado diciéndole al papá:
- Toca, toca aquí que acabo sentirlo!

Inocente de él, lo único que estaba tocando era mi barriga como un globo inflado! jajajaja.

Ésta ha sido mi evolución, qué os parece?


El crecimiento de la barriga en el segundo embarazo es brutal, sale rapidísimo! Además tengo la sensación de tenerla del mismo tamaño que una primeriza de 20 semanas, estáis conmigo?

En el segundo, cuando haces pop... ya no hay stop!! jajajaja







3 comentarios:

  1. Ains, que ya me está entrando la morriña del embarazo y hace nada que lo solté, ¡no me lo puedo creer!
    Disfrútalo mucho que pasa volando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendoooooo! Es que el embarazo es la experiencia más bonita que he podido vivir. Crear vida y sentirla dentro es ... Alucinante!
      Besossss

      Eliminar
  2. Ya de por sí el cuerpo de embarazada me parece precioso, pero te diré amiga que estás guapísima!
    Y POR SUPUESTO que todo va a ir bien!
    Un beso!

    ResponderEliminar

Anímate y deja tu comentario!