border-top: (nº >0)px double #f289c6; border-bottom: (nº >0)px double #f289c6; border-right: 0px double #f289c6; border-left: 0px double #f289c6; La Guinda de Limón : 23F, un golpe de estado a mi corazón

martes, 23 de febrero de 2016

23F, un golpe de estado a mi corazón

El 23 de febrero de 1981 Tejero y compañía asaltaba el Palacio de las Cortes, metiendo el miedo en los cuerpos de millones de españoles pegados a las pantallas de televisión.
Por aquel entonces, yo tenía un año recién cumplido y mis padres, muy jóvenes, con los corazones encogidos, pensaban que quizás volverían a vivir una nueva dictadura.

31 años más tarde, volverían a tener el corazón encogido, no por miedo a un futuro político incierto, si no porque esa niña que tenía un año, estaba a punto de hacerles abuelos.

Fue un 23 de febrero largo, comenzaba a las 2:00 de la mañana, aún recuerdo el camino al hospital con una tranquilidad pasmosa, como si no fuera conmigo, con un sólo pensamiento, "El camino de vuelta lo haremos tres en vez de dos", las horas de espera en dilatación, rezando porque aquello fuera para adelante, doce horas en total para que terminara en una cesárea, lágrimas, temblores, muchos temblores, estaba sola entre tanta gente en el quirófano y me nació una súplica, "Por favor, ¿le puedo dar la mano? tengo miedo", allí que me agarré a la matrona como si la conociera de toda la vida. Los minutos pasaban lentos, sensaciones, olores extraños y de repente...Ya está aquí, aquí está Daniela, mira que guapa es! dale un besito".
Me la acercaron, la besé donde pude porque tenía mucho pelo y todo lleno de grasilla, lloré, ya estaba con nosotros, ya era madre y sentí como en ese momento me dio un golpe de estado en mi corazón, en mi vida entera, vino a revolucionar todos mis sentimientos y emociones, comencé a amar diferente, gracias a ella.

El 23 de febrero, y ya hace 4 años, llegó al mundo la luz de mi vida, la luz de nuestra vida, inundándola de felicidad y de también de miedos, de miedo por tener esa responsabilidad, miedo de no hacerlo bien, de no estar a la altura, miedos y comprobar si respira o no, miedo a tenerla lejos, miedo por no creer que se pueda sentir tanta felicidad al tenerla.

Gracias por hacerme madre, el mejor trabajo que pueda desempeñar, por enseñarme a amar y a vivir experiencias inimitables.
Tal día como hoy llegaste a nuestras vidas, dando un golpe de estado a mi corazón, a nuestros corazones.




¡Feliz cumpleaños Daniela!

Por muuuuuchos más juntos. Te queremos mucho.

4 comentarios:

  1. Felicidades a la Guinda y a vosotros papis !!! Porque si hoy vuestra guinda es tan bonita por fuera como por dentro es gracias a vuestro fruto de ese amor incondicional y una gran educación. FELICIDADES A TI TAMBIÉN SUPER MAMI.QUE PASÉIS UN FELIZ DÍA . BESOS desde Granada��

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades a Daniela, se lo merece todo, es un solete.
    Un beso.
    Marcos

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades a Daniela!!! Que post más preciosísimo!!! Y dentro de poco repites experiencia :D

    ResponderEliminar
  4. Joo, me haces llorar más que nadie. Y sabes que es muy difícil.
    Muchas felicidades a los tres.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar

Anímate y deja tu comentario!