border-top: (nº >0)px double #f289c6; border-bottom: (nº >0)px double #f289c6; border-right: 0px double #f289c6; border-left: 0px double #f289c6; La Guinda de Limón : Los cólicos del lactante: Mi experiencia VS. Directrices de una matrona

martes, 18 de octubre de 2016

Los cólicos del lactante: Mi experiencia VS. Directrices de una matrona

Los cólicos del lactante son un "mal" que sufren los bebés los primeros meses de vida y el terror de los padres.

En este post os voy a contar mi experiencia con ellos. 

Mis hijos nunca han sufrido un cólico lactante tal y como se define. Un cólico es un llanto inconsolable que puede durar entre un minuto y tres horas aproximadamente y este llanto, ha de producirse al menos durante unas tres semanas de duración para ser considerado cólico del lactante.
El sistema digestivo del bebé es uno de los últimos órganos en madurar, su maduración se termina una vez que ha nacido y es por ello que quizás tenga más problemas.

Mis hijos no han sufrido un cólico con todos sus efectos, pero si han tenido muchas molestias que le han incomodado, durante el día, pero sobre todo por las noches y como la mayoría de los padres he usado esa técnica que todos los padres usamos, de "prueba - error", he aplicado consejos que leía y me iban contando unos y otros.

Estas son las soluciones que puse:

  • Homeopatía: cuenta la leyenda que la homeopatía es una medicina natural alternativa para problemas de salud. Nosotros usamos Colikind para aliviar sus dolores de barriga en mis dos hijos. ¿Me ayudó? La verdad es que no me queda muy clara la mejoría.

  • Porteo: la posición vertical es una posición que ayuda a los bebés a que los gases sigan su curso por el sistema digestivo y por lo tanto ayuda a expulsarlos, además el contacto piel con piel, el sonido del corazón cerquita, relaja al bebé si está en un momento crítico de llanto desconsolado. ¿Me ayudó? SÍ, en mayúsculas.
Así se quedó mi pequño después de un episodio de llanto por gases cuando lo metí en la mochila portabebé.

  • Eliminación de la lactosa en mi dieta: cuando empezaron las molestias en mis bebés estaba dando pecho, así que por recomendación de una amiga, eliminé todos los productos lácteos en mi dieta y los que tomaba, los tomaba sin lactosa para que éstos no perjudicasen al bebé. ¿Ayudó? Puede, pero sinceramente, no lo sé.

  • Biberones anticólicos: cuando empecé a darle lactancia artificial me decanté por biberones anticólicos, todo lo que sea eliminar la posibilidad de que puedan ingerir más gases me parecía fundamental, así que opté por los biberones del Dr. Brown, pero ahora hay muchos en el mercado, me rechiflan Twistshake, que al no tener cánula como los del Dr. Brown, me parecen más fáciles de limpiar y se minimiza el riesgo de que queden restos de leche sin limpiar. ¿Me ayudó? Sí.




  • Bañera anticólicos: la conocida Tummy Tub. La posición vertical, el calorcito del agua, le hacen sentir al bebé como si retornara al vientre materno. Puede ser una herramienta para que le ayude a expulsar los gases. ¿Me ayudo? No lo tengo claro, pero desde luego, que mi hijo estaba feliz dentro.

  • Masajes anticólicos: aprendí a dar masajes anticólicos con mi primera hija, me enseñó una amiga fisioterapeuta, Irene y me fue muy bien con la primera así que sin duda lo seguí practicando con el segundo, que además de gases era estreñido, así que le ayudaba no sólo a expulsar los gases, si no que además le ayudaba en la mejora de su tránsito intestinal. Si quieres saber cómo se dan, escribí un post al respecto e incluía un manual. Recuérdalo aquí.

Técnica del masaje "Sol y Luna" 

  • Infusiones: las infusiones son otro remedio natural que usé. Las empecé a usar porque ya no me quedaba nada más que experimentar, así que introducía unos granulitos de las infusiones especiales para bebés en el biberón de los niños. ¿Ayudó? Sinceramente no lo sé. Yo usé éstas dos. 


Hace muy poco tuve la gran suerte de estar en una charla organizada por la revista Crecer Feliz y Mead Johnson, con Sara Cañamero, mamá, matrona y directora del centro Maternatal. Ella nos contó de manera más técnica y detallada, qué son los cólicos del lactante, a qué se deben y sobre todo, qué podemos y qué no podemos hacer para mitigarlos.


Me parecieron muy interesantes todos los consejos que nos dio desde su punto de vista profesional, me dí cuenta de que hacía cosas bien y otras que no, como por ejemplo, desde su opinión, no es aconsejable administrar a los bebés infusiones, ya que como he comentado antes su sistema digestivo aun no está suficientemente desarrollado. 
También nos comentó que existen en el mercado ciertas leches de continuación con bajo nivel de lactosa, que bajo recomendación de un especialista, son mejor digeridas por bebés que tienen problemas de cólicos.


Mi experiencia con el cólico lactante o con los gases, ha sido totalmente autodidacta, sin duda, tener a una profesional que trabaja día a día con casos de cólicos, fue un auténtico lujazo, aprender de primera mano y de una opinión profesional, no tiene desperdicio, así que no puedes dejar de ver el vídeo.







Desde aquí, yo quiero dar un halo de esperanza a los papás de bebés con cólicos, pasarán, es verdad que mientras lo estás sufriendo, quieres morir y no crees que vayan a pasar nunca, pero pasan, no te flageles porque a veces no puedes hacer nada, sólo puede pasar el tiempo y que su aparato digestivo madure, ayúdale a sufrir menos con tus mimos, en tus brazos y si la situación es muy complicada, acude a profesionales y expertos en este tema que puedan ayudarte, que puedan ayudaros.

Mucho ánimo y mucha suerte!

1 comentario:

  1. Si es que como no hablan nunca queda claro si hay mejoría ainsss
    Me encanta la foto del peque en el vaso bañera jajaja

    ResponderEliminar

Anímate y deja tu comentario!