border-top: (nº >0)px double #f289c6; border-bottom: (nº >0)px double #f289c6; border-right: 0px double #f289c6; border-left: 0px double #f289c6; La Guinda de Limón : Cuando el positivo no llega. Una historia real.

martes, 22 de noviembre de 2016

Cuando el positivo no llega. Una historia real.

Hoy os hablamos con una amiga que está embarazada, bieeeeeeeeeeeen! Pero al principio no fue todo de color de rosa, como parece que siempre es, está embarazada a través de fecundación in vitro y hoy os cuento su historia.




Esta es la experiencia de una chica cualquiera, una chica normal, pero a la par especial.
Esta es una historia de amor, de superación y pero sobre todo, una historia de ganas de ser padres, de amor infinito de una pareja.


Bueno, antes de nada,  felicidades por tu embarazo. ¿De cuántas semanas estás?
De 19
¿Y cómo estás llevando el embarazo?
Pues al principio con muchas nauseas, pero ahora maravillosamente y sobre todo con mucha ilusión.

Éste es un hijo muy deseado entiendo
¿Cuándo os empezásteis a preocupar porque el positivo no llegaba?
Muchisisimo!!!!!!!!!!! Pues llevábamos intentándolo un poco más de un año y no venía. Yo iba al médico de cabecera y sólo me decía que eran los nervios, que me había obsesionado...... también fui a un ginecólogo privado y con unos análisis me dijo lo mismo.
Pero seguía sin llegar y al final convencí a mi médico de cabecera para que me enviara al servicio de fertilidad de mi hospital de referencia aquí en Madrid

¿Cuánto tiempo es lo estandar para empezar a pensar en ir a ver al médico? ¿Existe ese periodo de tiempo?
Pues lo que te dicen es que esperes al año, parece que quedarse a la primera, aunque es frecuente, es muy difícil. Pero la realidad es que si llevas 6 meses intentándolo en serio y no te quedas, es un indicio para pensar que algo está pasando.

Cuéntanos un poco cuál fue tu experiencia en el servicio de fertilidad de la seguridad social. 
A mí me corresponde como hospital de referencia la Fundación Jiménez Díaz. Lo primero que tienes que hacer cuando te llaman, que tardan alrededor de dos meses desde que tu médico te da la cita con el servicio especializado, es darte de alta en el portal del paciente y rellenar un cuestionario básico de salud (antecedentes familiares y personales básicamente). Después se te genera una cita automáticamente y te ve el ginecólogo especialista, pide unos análisis a la mujer y un seminograma al hombre. Aproximadamente un mes después, te ve para darte el diagnóstico y empezar con un plan de tratamiento.
Nosotros tuvimos que retrasar esto un poco porque en mis análisis había una hormona que estaba altísima y tuvimos que pasar primero por el endocrino. Asi que yo rellené el cuestionario un 22 de Diciembre y entre unas cosas y otras no empezamos el tratamiento hasta mediados de Mayo del año siguiente.
Pero la verdad es que este hospital tiene fama, y es verdad, de que sus listas de espera en fertilidad son más cortas que en el resto.

¿Cómo os sentíais durante este proceso? Hablo en plural porque este trance aunque lo tiene que pasar la mujer de manera física, es algo viven los dos.
Yo al principio lo pasé fatal y mi marido lo llevaba mejor, o eso fue como yo lo recuerdo, él tiraba de mí cuando yo no podía. Por lo que sé, le pasa a la mayoría de las parejas, ten en cuenta que cuando llegamos a fertilidad llevamos un año o más intentándolo y se genera mucha carga emocional y mucha frustración. Llegas en un estado psicológico delicado por todo lo que vienes arrastrando.
Además una vez te dan el diagnostico, entran en juego el sentimiento de culpa y las comparaciones que son dos cosas muy peligrosas y que desestabilizan mucho. Hay que digerir muchas cosas con las que uno no cuenta cuando se pone a intentar tener un hijo, es lo clásico: “esto no me está pasando a mí, con lo fácil que le resulta a todo el mundo ¿Por qué a nosotros?” Con este panorama tienes que intentar generar estrategias para mejorar el estado de ánimo de ambos miembros de la pareja. Lo más importante es apoyarse mutuamente y estar de acuerdo en todo momento, si encima te pones a discutir o a culpabilizar, apaga y vámonos. 


¿En qué y en quién os apoyábais?
Puedes apoyarte en amigos y familiares. En nuestro caso, como en todos, algunos lo entendieron y otros no. Pero al final es un tema de pareja y te apoyas sobre todo en tu pareja. Mi marido y yo llevamos ya muchos años juntos (16 JJJJ) y he de reconocer que pasar por esto de la manera en la que lo hemos hecho y de la que estoy profundamente orgullosa, nos ha unido más si es que cabía esa posibilidad. Todo, absolutamente todo, por lo que he pasado yo, lo ha pasado él conmigo.

¿Cómo fue la noticia de que no salió adelante?
Bueno, ya nos los esperábamos. Normalmente tras una estimulación ovárica, se suelen extraer de la mujer unos 7 ovocitos o más de media para poder trabajar con ellos y elegir al mejor para transferirlo al cuerpo de la mujer una vez fecundado (todo esto te lo lees y te lo estudias en cuanto llegas a fertilidad). En nuestro caso, después de una estimulación a dosis máximas solo lograron extraer un ovocito y al día siguiente el laboratorio de biología nos confirmó que no había sobrevivido a la noche. Era jugárselo todo a una carta y sabíamos que era muy complicado.
El palo de verdad fue cuando el equipo médico nos citó para decirnos que ya no podíamos optar a otro tratamiento en ese hospital porque las probabilidades de quedarme embarazada con un ovocito mío eran tan escasas que no merecía la pena seguir adelante. La alternativa que nos dieron fue ir a una clínica privada y someternos a una ovodonación: donación  por parte de otra mujer de un gameto femenino para poder fecundarlo con el esperma de mi marido y tener así más probabilidades de quedarme embarazada. Esto es algo que yo también me esperaba pero para mi marido fue más duro, no por la ovodonación, que ya nos la habíamos planteado y estábamos de acuerdo en intentarlo, sino por el nulo interés que mostró el hospital en un posible cambio de metodología para nuestro caso. 

Cuéntanos la segunda experiencia en el Hospital San Carlos de Madrid.
Nada que ver la verdad.
Aterrizamos en este hospital porque un familiar nuestro trabaja como embrióloga en el Servicio de fertilidad de este hospital. ¿Por qué no fuimos allí desde el principio? Pues porque la Fundación tiene un servicio excelente, muy buenas estadísticas de éxito y porque nos correspondía, estábamos contentos y aun hoy no me arrepiento.
El caso es que después del tratamiento en la Fundación, este familiar nos pidió los informes y los presentó al equipo de ginecología para que nos dieran otra opinión, para ver si realmente era tan imposible como nos habían planteado. ¡Sorpresa! Yo solo tengo 34 años y había que intentarlo al menos una vez más con mis ovocitos así que empezábamos nuevo tratamiento con ellos y rápido porque si dejábamos pasar mucho tiempo ya no habría con qué trabajar.
Nos plantearon otro tratamiento basado en la mala experiencia del anterior: en lugar de estimular mis ovarios a dosis máximas, los estimularíamos lo justo pero intentado que lo que dieran fuera de buena calidad para poder trabajar con ello.
La actitud del equipo fue siempre positiva, no hacíamos más que recibir mensajes positivos, así que por supuesto, nuestra actitud fue de confianza máxima en  ellas (eran todas mujeres). He de decir que nunca me mintieron: las cosas estaban difíciles pero no tenían intención de echarnos al primer tropiezo.
Así que hicimos una estimulación suave e intentamos mejorar la calidad de mis ovocitos. Conseguimos dos campeones que sobrevivieron a la punción y a 3 días de división celular y llegamos a transferencia!!! Algo impensable en el tratamiento anterior.
El día 01 de Agosto me dijeron que estaba embarazada.
Uno de los campeones sigue conmigo.
Tengo un recuerdo maravilloso de este equipo, siempre nos trataron con mucho cariño y siempre fueron muy positivas, lo cual creo que ayudó a que nosotros también lo fuéramos y a que las cosas salieran bien.

¿Qué le dirías a una pareja que está viviendo esta situación? ¿Qué consejos les darías después de pasar por estas vivencias?
Que no desesperen. Es un camino largo y duro y a veces muy desesperante, pero que intenten mantenerse unidos, hablar y tomar las decisiones unidos. La unión hace la fuerza y es verdad.
Que si no entienden algo que pregunten a su equipo médico lo primero y que si necesitan ayuda externa, hay muchos grupos y foros en internet de gente que ha pasado o está pasando por ello y psicólogos especializados en este tema que pueden ayudar a pasar el bache.
Cuando pasas por esto, muchas veces invade todos los ámbitos de la vida y cuesta mucho desconectar y disfrutar de otras cosas que no tienen nada que ver con la infertilidad pero hay que buscar esos momentos que nos hacen mirar hacia otro lado y disfrutarlos como haríamos normalmente de no encontrarnos en esta situación.
En definitiva: trabajo en equipo, amor del bueno.

¿Qué consejos le daría el futuro papá?
Mi consejo para otras parejas que están o van a pasar por ello, sobre todo es que no desesperen y que se apoyen el uno al otro al máximo, en nuestro caso teníamos muy claro que es un trabajo de EQUIPO, y como tal, tanto los éxitos como los fracasos son cosa de los dos, que afronten la situación partido a partido y que no adelanten acontecimientos, es una carrera de fondo y si te quemas al principio, lo más probable es que no llegues al final.

También depende de la mentalidad de cada cual, pero en caso de no conseguirlo, existen otras muchas opciones de conseguir tener un hijo, y si aún así no se consigue (nadie te puede garantizar el éxito en algo en lo que entran tantas variables) la vida no se acaba ahí, quizás no sea tal y como la habías imaginado pero no tiene por qué ser mala, hay que intentar disfrutarla al máximo con las cartas que te tocan.


No sé si os ha pasado a vosotros, pero yo he llorado con esta historia, con estos sentimientos, me ponía en la piel de ellos y lo vivía a cada palabra.

Felicidades por no desesperar, felicidades por esa unión, felicidades por superar cada bache, felicidades por obviar los malos consejos o palabras vacías, felicidades porque vais a ser papás y vuestra recompensa se materializará en lo más grande que un ser humano puede dejarle al mundo, un hijo, vuestro hijo.

¡Estamos deseando conocer a ese Ovocito Campeón.!



Enhorabuena chicos y gracias por compartir vuestra experiencia con nosotros, si estas palabras pueden ayudar a una persona yo ya soy feliz.

A los que nos estáis leyendo y pasando por un trance similiar, mucho ánimo, os mandamos buenas vibraciones, no desesperar y apoyaros siempre en la gente que os quiere porque, son los importantes en vuestras vidas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y deja tu comentario!